fbpx
¿Qué dice el decreto?¿Quienes pueden acceder? Todo lo que tenés que saber acerca de esta conquista colectiva.

Toda la comunidad travesti trans argentina festejó el decreto 721/2020 mediante el cual el Presidente, Alberto Fernández, dispuso la implementación del cupo laboral travesti trans al interior del Sector Público Nacional. Pero, por si no sabés bien de qué se trata, acá te contamos los cinco puntos básicos de este decreto de necesidad y urgencia.

El decreto establece que al menos 1% de los cargos de personal en el Sector Público nacional deberá ser ocupado por personas travestis, transexuales y transgénero, hayan efectuado o no la rectificacion registral del sexo y el cambio de nombre de pila e imagen en el dni. 

El decreto agrega que «se deberán establecer reservas de puestos de trabajo a ser ocupados exclusivamente por personas travestis, transexuales o transgénero», y que esto «en ningún caso debe implicar el cese de las relaciones laborales existentes». Muchas son las dudas que surgen en este sentido -más por parte de nuestros tan queridos y entrañables haters- por eso creemos que vale la aclaración: NO SE VA A DESPEDIR A NADIE, NI REEMPLAZARLO POR UNA PERSONA TRANS.

Marcha del Orgullo en la Ciudad de Formosa

Se prevé la capacitación para quienes aspiren a ocupar puestos laborales.

El mismo decreto establece, además que  el requisito de terminalidad educativa no puede resultar un obstáculo para el ingreso y permanencia, por lo que si las o los aspirantes no completaron su educación, se permitirá su ingreso con la condición de cursar el o los niveles educativos faltantes y finalizarlos.

Es una realidad el altísimo nivel de deserción escolar de personas travestis trans de nuestro país ¡Y del mundo! No es ningún secreto, y el motivo principal es la discriminación que estas personas sufren desde muy jóvenes.

Visibilizando esta realidad, y permitiendo la  continuidad de la formación, se elimina una de las principales barreras con las que se encuentran travestis y trans a la hora de buscar empleo. Quienes no son discriminadas abiertamente, no acceden a los puestos de trabajo con la excusa de su “falta de idoneidad” para el puesto (lo que sabemos que muchas veces es utilizado como una excusa, y que se conoce como discriminación indirecta)

Para que todos estos puntos se conviertan en una realidad efectiva, el Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad y el Instituto Nacional de la Administración Pública estarán a cargo de capacitar a las autoridades y al personal del Poder Ejecutivo Nacional para asegurar que la inclusión en los puestos de trabajo se realice «en condiciones de respeto a la identidad y expresión de género de las personas». 

Asimismo, se establece que se creará un Registro de Anotación Voluntaria para aspirantes a la vez que se pondrá en funcionamiento una Unidad de Coordinación Interministerial encargada de generar las condiciones necesarias para el cumplimiento de la norma y su observación

 

Trabajo

Para ponernos otro tanto en contexto dejamos por aquí algunos datos relevados por la Secretaría de Empleo del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, acerca de la inserción laboral y el acceso a la vivienda

Para las personas travestis trans de argentina que da cuenta que, para 2007, en nuestro país, el 94,8 por ciento de las personas trans no estaban incorporadas al trabajo formal

 

El informe refleja que gran parte de la población trans vive en condiciones de vulnerabilidad, consecuencia de múltiples exclusiones (de la familia y de la escuela, al momento de manifestarse en el género autopercibido). Así, en algunas ocasiones terminan en situación de calle, sin acceso a la educación, salud y contención, alejándose de un futuro trabajo formal.

Para promover la inserción laboral de las personas trans existen algunas iniciativas y políticas estatales. Una de ellas es Casa Trans, un centro comunitario para la formación y empoderamiento de las personas trans. Otra, es el Programa de Inserción Laboral de Fundación Huésped.

Vivienda

Como todos los ciudadanos argentinos, las personas trans tienen derecho a una vivienda digna. Según la encuesta de ATTTA y Fundación Huésped de 2013, sólo una minoría de las personas encuestadas residía en viviendas de tipo deficitaria y un 2% en situación de calle.

El 58,5% vive en casa y el 19,4% en departamento. Del total de la muestra, la gran mayoría (89,7%) tiene baño con inodoro con descarga de agua.

La mayor parte de las participantes alquilan (41,5%) o son propietarias (37,1%) del lugar donde residen, mientras que un 16,7% se reconoció como ocupante gratuito y un 1,6% dijeron ser usurpadoras u okupas.

Históricamente, en nuestro país, las personas LGBTI+ han sido perseguidas.  Hoy hasta lo vemos lejano, pero la realidad es que en 2012 aún existían códigos contravencionales y de faltas que contenían artículos que habilitaban detenciones por identidad de género, orientación sexual o prácticas sexuales no normativas.

En alguna provincias (entre las que se encontraba Formosa) eran sancionado de manera expresa el “homosexualismo” o el “travestismo”.

Es por esto que el decreto de cupo laboral trans, es leído no sólo como respuesta a uno de los reclamos más importantes de la comunidad de LGBTI+, sino también como una reivindicación histórica y como muestra de que nuestra sociedad avanza en la búsqueda de reparar las desigualdades estructurales que afectan a la población travesti trans de Argentina.

Facebook Pagelike Widget