fbpx

El tereré: la bebida ancestral guaraní para el mundo

Quienes habitamos esta parte del mundo, tanto del lado paraguayo como el noreste argentino, por una cuestión cultural consumimos desde muy temprana edad esta bebida ancestral, sencilla pero cargada de historia.

Tiene un sin fin de beneficios, como también formas y estilos, que a través del tiempo se fueron adaptando a la contemporaneidad y lugar, este territorio que era unificado (Paraguay y parte de Argentina), fue habitado por los guaraníes los creadores de esta conocida bebida ancestral, que constituyen uno de los pueblos indígenas de mayor presencia territorial en el continente americano.

Diversidad en el tereré

El tereré en esencia es el mismo pero según la zona o región tiene sus formas particulares para la preparación.

Ya en una nota anterior hemos mencionado las formas de tomar tereré, hay una gran variedad a partir de la base, que es la yerba mate, agua con hielo, a partir de ahí las variaciones son infinitas.

Pero más allá de las variaciones, el sentido de esta bebida ancestral, que claramente se puede tomar de manera individual, aunque se dice que es más rico cuando se comparte (pero hoy no sería una recomendación por medidas sanitarias). Es también una forma de mantener vigente parte de la cultura del Pohã Ñana y costumbres ancestrales paraguayas de ser y de vivir. Es decir, es producto de la cultura y también produce cultura.

El tereré un patrimonio cultural

La Unesco declaró al tereré como patrimonio inmaterial de la humanidad, es la primera manifestación cultural de Paraguay que es declarada patrimonio cultural.

Según la Unesco, el tereré cumple todo lo que se necesita para ser patrimonio intangible o inmaterial, tiene que ver con tradiciones vivas heredadas de antepasados y transmitidas a los descendientes. En este sentido, compartir la bebida ancestral es una práctica relativa a la naturaleza y como testigos de esta herencia cultural podemos confirmar efectivamente todo lo mencionado.

Por eso, la bebida más importante para nuestra región, reúne todas las características, por su tradición, contemporáneo y viviente a un mismo tiempo; integrador; representativo y basado en la comunidad.

Un ritual ancestral

Este ritual guaraní no se aprende en libros,el pohã ñana es una tradición en la región noreste argentina.

¿Quién pensaría que la bebida ancestral que nos hizo probar la abuela permanece como patrimonio de la humanidad? Como bien ya mencionamos se prepara tradicionalmente en una jarra o un termo, mezclando agua fría, preferentemente con el pohã ñana, que serían las hierbas medicinales previamente machacadas en un mortero.

Se sirve en un recipiente en el que se ha puesto mate y se absorbe con una bombilla de caña o metálica. La preparación del tereré se efectúa con un ritual.

Las virtudes curativas y el buen uso del pohã ñana también se transmiten espontáneamente en el ámbito familiar sobre todo. Desde hace algunos años está aumentando el número de personas que aprenden este elemento, pero las familias siguen siendo el principal vector de su transmisión.

La extensión de la práctica

Una bebida ancestral se extiende y traspasa fronteras, hoy reconocido como patrimonio de la humanidad.

Esta práctica cultural se fue extendiendo por el mundo, es esencialmente de Paraguay, pero la propagación del consumo del tereré fue creciendo por el mundo. Si bien hoy es una regla básica no compartir por el contexto pandémico, el tereré propicia la inclusión, el diálogo, el respeto y la solidaridad.

Además, también acrecienta la estima de las nuevas generaciones por el rico legado guaraní en los ámbitos de la cultura y la botánica.

 

Facebook Pagelike Widget