fbpx
El vegetarianismo es considerado un estilo de vida. Busca proteger la vida de los animales y la longevidad de los recursos terrestres, con la ventaja de una vida más saludable por eso, acá te contamos cuál es la forma más fácil de volverse vegetariano

El término “vegetariano” hace referencia a las personas que en su dieta han excluido todo tipo de carnes. Y aunque parezca difícil, cada vez son más las personas que deciden adoptar esta filosofía de vida.

Aunque parezca algo que se puso de moda hace poco, lamentamos pincharles el globo centenialls, ustedes no inventaron nada:  La palabra vegetariano (vegetarian en inglés) existe gracias a los fundadores de la Asociación Vegetariana Británica en el año 1842, y deriva de vegetus (en latín), que significa “completo, sano, fresco o vivaz”. Fueron ellos quienes en 1977 propusieron una “semana del vegetarianismo”, para promover los beneficios de la alimentación vegetariana y el respeto a los animales.

El vegetarianismo es considerado un estilo de vida. Busca proteger la vida de los animales y la longevidad de los recursos terrestres, con la ventaja de una vida más saludable por eso, acá te contamos cuál es la forma más fácil de volverse vegetariano:

  • Genera hábitos saludables

Conocidos son los casos en los que los famosos deciden volverse al vegetarianismo nada más que por una cuestión de salud (le mandamos un besito a JLo) pero lo cierto es que el ser vegetariano sin seguir correcta y balanceadamente una alimentación puede no ser sano o la mejor decisión. 

Es por esto que te recomendamos primero conocer tu cuerpo, además de reconocer cuáles son los requerimientos de proteína vegetal necesaria para estar en buen balance.

“Si te quieres pasar al vegetarianismo o al veganismo se trata no sólo de eliminar alimentos, sino de añadir otros y consultar con un buen profesional”, nos cuenta Paloma Gil, doctora especialista en nutrición y endocrinología.

  • Mejor para el rendimiento atlético

Mientras muchas personas se enfocan en el consumo de proteína animal, existen testimonios de atletas de alto rendimiento, que llevan una alimentación basada en plantas y que aseguran haber optimizado su rendimiento deportivo. Un ejemplo de muchos es el de Morgan Mitchell, la atleta olímpica, australiana, bicampeona nacional de 400 metros que se hizo vegana en 2014, antes de convertirse en atleta olímpica. 

“Mi ahora ex novio había visto algunos documentales y me los mostró y dijo que deberíamos volvernos veganos. Dejé todo al instante y lo hice», contó en diálogo con el sitio Live Kindly.

 

O el tenista Novak Djokovic, quien fue una sorpresa luego de su triunfo en 2011 en Wimbledon, ya que para muchos expertos la carne es fundamental para la competencia de alto rendimiento.

El actual número uno del mundo es un ferviente defensor de los derechos de los animales y lleva adelante una dieta vegana: “Atribuyo gran parte de mi éxito profesional a mi dieta”, declaró tras ganar su primer Grand Slam.

 

 

 

 

  • ¡Cada vez somos más!

Para muchos, el argentino se extinguiría si dejara de comer  asado, bife o milanesa de ternera. Pero según un nuevo estudio de la consultora Kantar Insights Division, más de 4 millones de argentinos son vegetarianos o veganos. Para ser exactos, 4.005.000 millones eligen este tipo de dieta, sobre una base de 44.500.000 habitantes del país. Es decir que 9% de la población es vegana, (no consume ningún derivado animal) o vegetariana (no consume carnes).

  • Es útil para bajar de peso

¡Ojo! Esto no quiere decir que no comer carnes signifique bajar de peso directamente. Como aclaramos desde un principio, es necesario llevar adelante una dieta balanceada 

“Si pierdes peso probablemente estés comiendo menos, y si lo ganas, muchas veces se debe a un error común que es el de sustituir la carne o el pescado por platos de arroz o pasta, aumentando significativamente su consumo. La cuestión importante es la organización de la dieta, no que te hayas hecho vegano”

Lucía Martínez, nutricionista co-directora del Centro Aleris y autora del libro “Vegetarianos Con Ciencia”

  • Disminución del colesterol

No podemos decir que la dieta vegana o vegetariana baja el colesterol, porque depende de cómo se organice ese cambio en la alimentación. Si dejás de comer carnes, pero la reemplazás por comida chatarra como pizza y papas fritas, es muy probable (por no decir seguro) que el colesterol no disminuya. 

  • Las poblaciones vegetarianas tienen menor riesgo de accidentes cardiovasculares

“Sí que es cierto que se ha visto que esas poblaciones vegetarianas tienen un menor riesgo de accidentes cardiovasculares. Hablamos de estudios que recogen datos de decenas de miles de personas como los estudios de los Adventistas del Séptimo Día en Estados Unidos o los del EPIC Oxford”, 

Lucía Martínez, nutricionista co-directora del Centro Aleris y autora del libro “Vegetarianos Con Ciencia”

  • ¡Cuidado con tus huesos!

Si bien, la osteoporosis no es algo que nos preocupe hasta determinada edad, no está demás saber que una dieta rica en verduras y frutas hace que el calcio se absorba peor, ya que los alimentos vegetales son ricos en potasio y magnesio. Para seguir una dieta vegge es importante incluir verduras la coliflor o el brócoli, así tu cuerpo absorbe de éstas el calcio y vitamina K, además de tomar mucho sol, que facilita la absorción de vitamina D.

4 PASOS PARA QUE DEJAR DE COMER CARNE SEA MÁS FÁCIL

1. Empezá de a poco 

Ya sea comiendo vegetariano un día a la semana, o eliminando un animal (como el pollo) de tu dieta, lo ideal es siempre ponerse objetivos a corto plazo, siendo honesto y realista con tus limitantes. 

2. Reinventá tus comidas favoritas

¿Tenés ganas de comerte un bife con puré ó una hamburguesa del  tamaño del puente Chaco-Corrientes? ¡No te quedes con las ganas! Googleá ‘vegano + (tu comida favorita)’ y seguro vas a encontrar recetas para reemplazar la carne, pero dejando el sabor y las texturas. Después de un tiempo, tu heladera seguramente vaya cambiando a productos amigables con el medio ambiente y con los animales. 

3. Pedile a tu amix que te haga la segunda.

Proponele a alguien de la crew que te acompañe siendo “libre de carne”. Incluso pueden hacer un challenge “sin carne”   y subir el avance a redes, compartiendo recetas y buscando nuevos platos. ¡Seguro, entre dos es más divertido!

4. Si comiste carne ¡No te castigues!

Es posible que la costumbre, o los aditivos que tiene la carne, te hagan caer en la tentación más de una vez. Por eso, tranqui, lo importante es ser consciente de que tu elección hace una diferencia para los animales, el ambiente y tu salud. Que cada elección amable  con el ambiente que hagas sea motivo de orgullo, y cada tropezón no sea motivo para abandonar la pelea ¡El mundo cuenta con vos! 

Si ponés en práctica los consejos, seguro dejar de comer animales se te va a hacer mucho más fácil. Al menos vale la pena intentarlo, por los animales ¿no?

Facebook Pagelike Widget