fbpx

Pequeños youtubers: ¿nuevo fenómeno en la región?

En el mundo, los niños y niñas capaces de seducir con sus videos a un público también infantil han crecido exponencialmente. En la región NEA, tienen entre 8 y 12 años, utilizan sus propios celulares – o el de los padres- y sus temas son su vida cotidiana, chistes y memes.

Empieza como un juego de niños y se convierte en un lucrativo negocio. En muchas partes del mundo  se pueden lograr ingresos mensuales de miles de dólares en los canales con más visualizaciones y seguidores. No obstante, y sin ánimo de lucro, Formosa, Chaco, Corrientes y Misiones se unen a esta tendencia de la talla pequeña virtuales.

La gran mayoría de filmaciones son caseras, con los pequeños abriendo juguetes, jugando en su habitación o contando sus peripecias, en el parque de atracciones o en la playa. Son sus padres quienes gestionan los ingresos generados con las visualizaciones y la publicidad en YouTube y gracias a marcas que les pagan o incentivan con regalos para que muestren sus productos.

Expertos coinciden: es una auténtica revolución, hace años los jóvenes no miran la televisión.

En YouTube están encantados porque atraen a un público muy joven que ya no consume los contenidos audiovisuales sentándose ante la televisión tradicional. Desde muy pequeños eligen qué quieren ver y cuándo.

El negocio de YouTube

A más visionados de los videos, más grande es el negocio publicitario de YouTube, de la plataforma Google. “Todo está encaminado a motivar a la gente para que cree contenidos interesantes para así todos ganar más dinero”, destaca Dani Feixas, realizador audiovisual y coautor de Cómo triunfar en YouTube.

Grandes productoras de televisión como Endemol o Disney han entrado en este negocio.

En el mundo, hay muchos niños convertidos en verdaderas celebrities gracias a YouTube.

YouTube es el buscador de todos los niños y adolescentes, ellos no buscan en Google; es el buscador audiovisual y los niños se comunican antes por la imagen que con el código escrito. Mi hipótesis es que esto seguirá creciendo a medida que avancemos con generaciones digitales de origen”, sostiene la antropóloga Trina Milan, experta en comunicación digital.

“Es una auténtica revolución, los jóvenes no miran la televisión como hace cinco años; YouTube es el responsable de la mayor parte del tráfico y ha supuesto la democra­tización en la creación de contenidos”, sostiene el holandés Bastian Manintveld, cofundador de 2btube, una empresa network que gestiona desde España canales que suman 500 millones de visionados al mes y que trabaja con ochenta grandes marcas que quieren conectar con las nuevas generaciones, difíciles de alcanzar a través de medios tradicionales.

De los 10 canales con más visualizaciones en YouTube, la mitad son infantiles.

Estas empresas ayudan a los youtubers a posicionarse y crecer. Una de las formas, de pago, es abriendo una cuenta en Google AdWords, la herramienta que vende Google para promocionar una web en internet.

De los diez canales con más visualizaciones mensuales en YouTube la mitad son de videojuegos, según el ranking elaborado por SocialBlade, pero la otra mitad son canales infantiles que tienen muchas visitas porque los niños tienden a mirar los mismos vídeos muchas veces.

No tienen tantos suscriptores porque los menores acceden con las cuentas de sus padres. Los niños de los canales más vistos se convierten en personajes famosos, con fans que les paran por la calle.

Para triunfar, dicen los expertos, la clave está en los contenidos: debes tener una buena historia y gracia para explicarla. Y mucha creatividad. 

Solcito Ilumina

Solcito Ilumina, una niña de 10 años de Formosa, se entusiasma con ser youtuber para “divertir a la gente, dar ideas y entretener”. Inspirada en youtubers como Mariana de Yolo Aventuras, Kitty Angel y Amara de Linda, se graba a sí misma con el celu y edita en la app InShot, que aprendió con una amiguita del barrio.

¿De qué tratan su videos? creencias formoseñas, su rutina diaria. También comparte videos de su interés (le gustan particularmente los fuegos artificiales).

Jazuchi Ortíz

Jazuchi Ortíz, es otra pequeña youtubers de Formosa. Con 10 años tiene su canal con 114 suscriptores (toda una hazaña para ella) Nacida en la generación MineCraft, desde muy pequeña quiso ser youtuber, hasta que, en 2015, decidió hacer su primer video. 

“Jugaba a ser youtuber (…) ese año participé de una encuesta de Facebook acerca de si debía ser o no influencer. El día que hice mi primer video fue cuando nacieron mis gatitos en casa” dice Jazuchi.

¿Sus temas? Dibujos, receta de comidas saludables, el germinador, el río Paraguay. También difunde información de su interés y le gusta enseñar a dibujar a sus seguidores.

“Mis videos provocan alegría, simpatía, risa y producen inteligencia (sic), porque sabemos más gracias a los videos informativos. Aprendo de Likee y Dislake”, reconoce Jazuchi. “Mis padres y mi familia me siguen. Me sugieren cosas y temáticas.”

Jeremías Greiner

En el Chaco, Jeremías Greiner, dialoga en YouTube con sus 1290 suscriptores. Crea personajes ficticios y los hace interactuar en parodias e imitaciones de situaciones cotidianas.

Sus videoclips son conocidos porque utiliza como escenografía a lugares destacados de Resistencia, la capital chaqueña y por las hilarantes canciones que elabora cambiándoles la letra a temas conocidos. Temáticamente, también le gusta abordar la solidaridad y la promoción del turismo de su provincia.

Damian Kuc

Por su parte, el joven chaqueño Damian Kuc entretiene en YouTube a sus, nada despreciables, 10.000 suscriptores, con videos con mayor complejidad y calidad. Sus “Historias innecesarias”, recrean dramas ficticios; también se dedica a elaborar tutoriales y se divierte con las peripecias de “Minerva”, su fiel perrita.

Kuc tampoco escatima en reírse de sí mismo, disfrazarse, actuar, pero también difundir todo tipo de informaciones. Es notable su trabajo de investigación y búsqueda de datos en la web.

En el NEA, los niños aportan sus historias con una mirada regional.

La corta lista de pequeños youtubers del NEA la integran Nico Avalo y Cappy La Gorra, ambos de Corrientes y un sinnúmero de otros chicos que se van sumando a la red para contar sus propias historias con una renovada narración regional.

A diferencia de lo que está ocurriendo en los países más desarrollados, en los que los ingresos generados por los vídeos de los niños hacen que el padre o la madre se dedique en exclusiva a gestionar el canal, en la región NEA, este fenómeno es aún incipiente y está basado, aún, en la curiosidad, la imaginación y la necesidad de expresión de los niños.

Expertos estiman que a partir de los 100.000 suscriptores se empieza a ser alguien y se abre el negocio.

En tan solo un minuto, en YouTube se reproducen 4,1 millones de horas de vídeo en todo el mundo.

¿Debería estar permitido?

YouTube se ha hecho muy popular- remarcan los especialistas- pero es una burbuja. Se venden falsas ilusiones, es muy complicado vivir de esto, necesitas muchísimas visualizaciones cada día”.

El fenómeno abre un debate ético, porque quienes generan el negocio son niños y niñas pequeños, aunque son sus padres quienes firman los contratos, trabajan en los canales y administran los ingresos.

Lo que está claro es que no existe un marco normativo específico en YouTube con los vídeos protagonizados por menores. Quizás esta discusión quede saldada en unos años, pero hoy el fenómeno solo pareciera seguir creciendo.

 

Facebook Pagelike Widget